7 comportamientos de un buen líder

No se es un buen líder solo por el hecho de tener resultados financieros positivos. El comportamiento y la forma de actuar juegan un papel muy importante en la diferenciación entre un líder simplemente eficaz y uno bueno.

1. Motivan a los colaboradores dándoles un sentido de propósito con el trabajo que hacen 

Recordarles a los colaboradores cómo su trabajo hace la diferencia tiene un impacto directo en su nivel de conexión y eficiencia, los hace más felices y hasta tiene un impacto en su salud física y mental. 

2. Son justos.

Conectan e inspiran más a su equipo los líderes que distribuyen justamente la carga laboral, quienes aportan la misma calidad y cantidad de trabajo del que le exigen a sus subalternos y quienes comparten las victorias así como los fracasos.

Un buen líder se atribuye más culpa de la que le corresponde, y un poco menos del éxito
— Arnold H. Glasow

 

3. Crean un ambiente de trabajo positivo

Fomentan el compañerismo en los equipos, construyen ambiente donde se escucha al colaborador, sus propuestas e ideas y además brinda feedback constructivo para velar por el mejoramiento continuo y el desarrollo del personal a su cargo.

 

4. Premian el buen desempeño de sus subalternos

 El más valioso modo de premiar a los colaboradores es el reconocimiento del buen rendimiento que tienen en la realización de sus tareas, el 'feedback. Muchas veces los líderes, además de pasar por alto el buen trabajo de su equipo, tratan de ser protagonistas únicos de los logros. Los reconocimientos salariales, o de beneficios son otra forma de demostrar el agradecimiento al colaborador sobresaliente, sin embargo no es lo que hace a los empleados más satisfechos y felices con su trabajo; el sentimiento de pertenencia y hacer la diferencia con su trabajo es lo que más los llena de orgullo y felicidad. 

 

Sin embargo, no puede menospreciar la importancia del reconocimiento y la apreciación como componentes integrales de un sistema de recompensa estratégico ganador. Estos dos elementos rara vez reciben la atención que merecen de los gerentes dueños de las empresas, lo cual es sorprendente porque son ingredientes de bajo costo y alto rendimiento. A los empleados les gusta saber si lo están haciendo bien, lo malo o lo normal, por lo que es importante que se lo cuente.
— Revista Entrepreneur
 

El rompecabezas de la motivación

 

5. Fijan metas claras 

La forma más efectiva para lograrlo es una comunicación constante con el equipo sobre los objetivos y lo que se espera de cada uno. Un estudio de Gallup midió las razones del bajo ‘engagement’ en los empleados y dentro del top 5 está la falta de metas y expectativas claras. 

6. Hacen ‘coaching’ para la excelencia 

Los líderes que son mentores generan mejores resultados en menos tiempo, incrementan la productividad del equipo y pueden convertir a sus subalternos en líderes. 

7. Saben delegar y confiar en su equipo 

En muchas organizaciones se crean puestos que prácticamente son inútiles, ya que para actuar y hacer las tareas correspondientes, deben primero pedir el visto bueno a algún superior. Los buenos líderes confían en las capacidades del su equipo y saben delegar y extender al menos cierto grado de libertad para la toma de decisiones.