DAILY RITUALS (RITUALES DIARIOS) - MASON CURREY

… grandes visiones creativas se traducen a pequeños incrementos diarios; cómo nuestros hábitos de trabajo influyen en el trabajo en sí, y viceversa
— Mason Currey

Nuestros hábitos lo son todo. Aquello a lo que dedicamos nuestro tiempo dice mucho, no sólo sobre lo que es importante para nosotros sino también sobre nuestro posible futuro. Según Covey, todo profesional debe lidiar con dos tipos de actividades o tareas; las urgentes y las importantes. Las dos son diferentes, pero sin embargo en los negocios parece que las primeras nos absorben y dejan poco espacio para las últimas. Esto tiene consecuencias profundas, ya que pasamos gran parte de nuestro tiempo solucionando los problemas del mundo actual y no nos queda tiempo para crear uno nuevo y mejorado. Pero, ¿cómo logran los grandes creadores de la historia sacar el tiempo y la energía para hacerlo? Mason Currey quizo responder eso al describir los rituales diarios de figuras como Benjamin Franklin, Sigmund Freud, Nikola Tesla, Charles Darwin, Mark Twain, Van Gogh, y Picasso, entre muchos otros. De esta forma, podemos sacar algunas conclusiones propias sobre la forma como los hábitos de los grandes ayudaron a definir su futuro y cómo podemos moldear los propios para lograr el futuro que queremos para nosotros o nuestras empresas.

 

Autor

Mason-Currey_Stephen-Kozlowski.jpeg
 

Mason Currey: Nacido en Pennsylvania, Currey es graduado de la universidad de Carolina del Norte en Asheville y es autor contribuyente para SlateMetropolisPrint y el New York Times. Actualmente vive en Los Ángeles.

En General

Siempre he tenido la misma crítica a los gerente de Latinoamérica; parecen más bomberos que gerentes. Pasan gran parte de su tiempo apagando incendios y dedican poco o nada de atención a tomar el timón del barco, a definir una estrategia innovadora que los permita no sólo llegar al éxito sino a la grandeza de su industria. 

Aunque Mason Currey se quiso concentrar en artistas o creadores, considero que los principios aplican a cualquier profesional. Todos compartimos la gran tortura del “día a día” y aplica para todos también la regla de que crear significa construir algo que aun no existe, lo que en los negocios implica tener el tiempo para dibujar nuestra estrategia, ver hacia afuera y entender las tendencias, tomar decisiones genuinamente estratégicas y no solo reactivas.

En Daily Rituals, Currey reporta de forma simple y pragmática los rituales de grandes personalidades; creadores de diferentes ramas. Está en nuestras manos ver aquellos patrones que se repiten en sus ejemplos y saber si algunos de estos los queremos adoptar a nuestras propias vidas. 

En el libro se le dedica en pequeño espacio a cada personaje y aquí quiero compartirles algunas pocas curiosidades que encontré fascinantes: 

Ludwig van Beethoven: Después de despertar al amanecer, Beethoven dedicaba gran protocolo a hacer su café de la mañana el cual consideraba necesitaba consistir de específicamente 60 granos de café. Después del ritual, Beethoven trabajaba hasta las 3 de la tarde, cuando salía a caminar con lápiz y papel en mano para capturar sus ideas. 

Benjamin Franklin: En su autobiografía, Franklin detalla su rutina diaria, que marca espacios específicos para meditar en la mañana sobre lo que se quiere lograr y durante la tarde sobre los sucesos del día. Además, Benjamin Franklin reconocía la importancia de vivir una vida de virtud, por lo que tenía diseñado un plan de 13 semanas, en el que cada semana lo dedicaría a vivir plenamente un valor específico en la construcción de su carácter, anotando en su diario cada día antes de dormir si el valor de la semana había sido cumplido a plenitud.

Sigmund Freud: Era famoso por su gran devoción al trabajo. Con largas jornadas de trabajo claramente diseñadas para la creación constante y eficiente, también eran igualmente importantes los 3 meses anuales que religiosamente pasaba de vacaciones con su familia. 

Joan Miró: El artista era reconocido por la cantidad de ejercicio que hacia; corriendo, en boxeo o gimnasia. Todos los días se despertaba a las 6am, empezaba a trabajar a las 7am y seguía sin detenerse hasta las doce, realizaba una hora de vigoroso ejercicio, almorzaba y después tenía una sesión yoga y se acostaba a dormir por sólo 5 minutos. A las 3pm volvía a trabajar sin detenerse hasta las 8pm para cenar, leer un poco y después acostarse a dormir. Cada día la misma rutina, sin variación y con mucha resistencia a participar en actividades sociales o compromisos que le irrumpieran sus hábitos de creación. 

Ernest Hemingway: Se despertaba con el amanecer para escribir sin detenerse hasta medio día. Escribía de pie, con su máquina de escribir sobre un librero que le llegaba a la cintura y tenía una pizarra en la que contabilizaba la cantidad exacta de palabras que lograba producir cada día. 

Alexander Graham Bell: Era reconocida su adicción al trabajo y mantenía largas jornadas durmiendo sólo 4 horas al día, hasta que su esposa le pidió reservar espacio para compartir con la familia. Desde ese momento, se levantaba de la cama a las 8:30am y despejaba espacio desde las 7:00pm hasta las 10:00pm con su esposa para después regresar al estudio. Cuando tenía grandes invenciones en proceso, negociaba con su esposa y por algunos días se concentraba en su trabajo en periodos de 22 horas sin dormir. 

Este libro está lleno de muchos otros tesoros interesantes, que abarcan las historias de todos estos personajes:

 

daily-rituals.jpeg
daily-rituals-3.jpeg
daily-rituals-2.jpeg
daily-rituals-4.jpeg

Por último

Nuestros hábitos definen nuestro futuro… y crear debería ser un hábito en todos nosotros, sin importar nuestra profesión. Para el ejecutivo de negocios de saco y corbata, crear significa dibujar un mundo que aun no existe, innovar y concentrarse en cambiar aquello que es realmente importante en una organización; su cultura, su estrategia, sus sistemas, etc. 

Daily Rituals es un libro que no se lee en una sola sentada. Dado que el ritual diario de cada personaje se describe de forma simple y en pocos párrafos, además de que no existe una conexión obvia o secuencia entre cada historia, es posible leerlo poco a poco (recomendado para tenerlo en la mesa de noche). 

 

Para Expandir

Currey quiso presentar los hábitos de personajes relevantes de la historia para demostrar como estos les facilitaban o truncaban su capacidad de crear. Sin embargo, el tema de hábitos es mucho más profundo que las rutinas que los componen. En ese tema, recomiendo el libro The Power of Habit de Charles Duhigg, que presenta el concepto de habitos con mucha profundidad y con excelentes ejemplos y aplicaciones prácticas en los negocios (aquí pueden leer mi recomendación completa).

Entre más detalles de nuestra vida diaria podamos entregarle a la hábil custodia de la automatización, más lograremos que los poderes superiores de nuestra mente se liberen para el trabajo que les corresponde.
— William James

En Amazon

 
By Mason Currey