Transparencia radical en las empresas

Según el Harvard Business Review, la transparencia radical es la idea de que compartir toda la información pertinente con los colaboradores podría llegar a ser un gran impulsor del incremento en el desempeño organizacional. El empresario y autor Ray Dalio complementa con la premisa de que este término implica además una cultura donde haya una comunicación bastante directa; es decir, donde el feedback negativo o positivo se pueda manifestar con respeto, sin que nadie se sienta intimidado, restringido u ofendido. 

Creo que la mayor tragedia de la humanidad es que las personas tienen ideas y opiniones en su cabeza, pero no cuentan con un proceso para examinar apropiadamente esas ideas y descubrir cuál es la verdad. Esto crea un mundo de distorsiones. (…) Por ello, cuando digo que creo en la verdad radical y la transparencia radical, todo lo que quiero decir es que tomamos cosas que las personas normalmente esconden y las ponemos sobre la mesa, particularmente los errores, problemas y debilidades. Los ponemos en la mesa y los observamos juntos. No los ocultamos
— Ray Dalio

Dalio admite que en su empresa de inversiones, Bridgewater Associates (que en la actualidad maneja más de 160 mil millones de dólares), existe lo que él llama  una ‘meritocracia’. Las decisiones que se toman en su negocio no son democráticas, sino según su mérito. Esto, según él, ademas de ser su clave del éxito, supone un ambiente donde todas las personas digan lo que están pensando, externen sus ideas y preocupaciones sin miedo, donde puedan retar las ideas y opiniones de los demás sin importar el rango, hasta el punto donde los argumentos que pasan esa prueba, son las que ganan.

Solo debes hacer dos cosas para tener éxito. La primera es que debes saber cuáles son las decisiones correctas, y luego debes tener el coraje de tomarlas. Y la mayoría de las personas no tienen en la cabeza la decisión correcta (…) se aferran a las opiniones en su cabeza que están equivocadas, y no salen a ponerlas a prueba.
— Ray Dalio

Los principios de la transparencia radical mejoran el desempeño del negocio en las siguientes áreas:

 

Enfoque 

Si se fijan objetivos claros cada cierta cantidad de tiempo, el progreso y las prioridades de cada colaborador son claras y por ende saben a que dedicarle su esfuerzo. 

Engagement

La transparencia radical incrementa el compromiso y la motivación de los colaboradores porque los datos de cada uno son de conocimiento para todos, y están vinculados explícitamente a su rendimiento. Esto garantiza altos grados de justicia percibida, lo que tienen un efecto positivo en la mentalidad del colaborador. 

Crecimiento de talento 

El hecho de tener acceso a las métricas de desempeño de los demás crea una mentalidad de superación cuando los de menos rendimiento se comparan con sus compañeros. 

De hecho, la doctrina neurocientífica ha concluido que nuestros cerebros trabajan mejor cuando no  sentimos la necesidad de esconder o justificar nuestros errores y nos liberamos del estado defensivo frente al riesgo de ser reprendidos o humillados. 

 

Hay también quienes cuestionan la transparencia radical como se ha planteado tradicionalmente. En una publicación de opinión del Harvard Business Review, David de Cremer, profesor en la universidad de Cambridge, co-fundador de ‘One Belt One Road Research Platform’ de esa misma universidad y autor, señala que según sus propias experiencias la transparencia radical podría disminuir el comportamiento constructivo y recíproco entre colaboradores.

Sin embargo, de Cremer indica lo que, según él, son las adecuadas formas de ejercer la transparencia dentro de una empresa:

 

Asegurarse de transmitir claramente que la trasparencia no es el fin, sino el medio

De esta forma se garantiza que el equipo entienda que la transparencia no es para ejercer un control excesivo, sino la forma de obtener resultados. 

Explicar cómo es que se van a recopilar y evaluar todos los datos 

No es solamente imponer un nuevo orden de transparencia radical, sino aclarar cómo se va a hacer. Poner las reglas del juego desde el inicio para que se perciba un grado de ‘justicia’.

Hacer énfasis en el aprendizaje 

Transmitir que el objetivo del conocimiento de los datos y rendimientos es crear una herramienta para aprender y no para buscar responsables. 

Dejar claro que cometer errores no es un pecado 

Que los colaboradores sepan que los errores son parte del aprendizaje y de la vida. De esta forma, el miedo a cometer errores se reduce y en cambio se utilizan como lección para todos en el equipo.